jueves, abril 10, 2014

ENCUENTRO CON ANDRÉS CERDÁN

"El Tren de los poetas", este interesante proyecto cultural alternativo, internacional y contemporáneo, hace una parada el viernes día 11 a las 19:30 en la Biblioteca Municipal del Centro Cultural Aguirre.

El poeta albaceteño Andrés Cerdán pasará por la sala de préstamo para encontrarse con los lectores y firmar ejemplares de su libro Carmina.
Andrés García Cerdán (Fuenteálamo –Albacete-, 1972) es doctor en Literatura por la Universidad de Murcia y profesor de educación secundaria. Ha publicado los poemarios Los nombres del enemigo (Aula de Poesía, Universidad, Murcia, 1997), Los buenos tiempos (Ciudad Real, 1999), La cuarta persona del singular (ERM, Murcia, 2002), Curvas (Celya, Salamanca, 2009) y Carmina (Nausícaä, Murcia, 2012).

Podéis descargaros el cartel con toda la información pinchando sobre la imagen:

jueves, marzo 27, 2014

La hora del cuento "Los tres bandidos" (2 de abril, Día del libro Infantil)

El día 2 de abril se celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. 

Para compartir esta celebración con nuestros lectores, realizamos una actividad en la sala infantil de la biblioteca, "La hora del cuento: los tres bandidos".

Leeremos este precioso relato escrito e ilustrado por  Tomi Ungerer,  que se ha convertido en todo un clásico de la Literatura Infantil.

Después los niños realizarán actividades relacionadas con esta historia, en esta hora reservada para que ellos puedan no sólo escuchar, sino reflexionar y comentar sobre aquello que han oído y participar en una actividad lúdica.

DATOS PRÁCTICOS
  • La actividad comienza a las 18:00 y tenemos previsto que dure una hora. 
  • Conviene que os apuntéis para que sepamos cuántos vais a asistir y preparemos bien el espacio y los materiales. Preferentemente, niños de 5 hasta 8 años.
  • Recordad: en la sala infantil de la Biblioteca Municipal (Centro Cultural Aguirre, c) Aguirre, 2)

 

miércoles, marzo 26, 2014

Encuentro con la autora Ana Belén Rodríguez Patiño el día del libro, 23 de abril


La Biblioteca Municipal de Cuenca celebra este año el día del libro con un encuentro con la autora Ana Belén Rodríguez Patiño (Cuenca, 1970), Doctora en Historia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid (2002), profesora de la UNIR, guionista de documentales (sobre Guerra Civil, maquis, primer franquismo, 2004-2008) para el Centro de Estudios de  UCLM y autora de tres libros sobre la Guerra Civil en la ciudad de Cuenca (Del 18 de julio a la Columna Del Rosal, La revolución y la pugna ideológica, Guerra y represión en Cuenca, y en 2003, 2004 y 2009).
Su primera novela, Donde acaban los mapas, nos cuenta la historia de un misterioso hombre que parece
huir de su pasado en China durante los convulsos años de la revolución cultural. La trama, ambientada en el París actual, nos lleva de la mano de su protagonista, una joven española que intenta descubrir qué hay de realidad y de ficción en la historia y la memoria del anciano y encajarla el extraño puzzle.
El día 23 de este mes tendremos oportunidad de preguntarle más sobre esta obra, en una actividad abierta al público y organizada desde los clubes de lectura de la biblioteca. Os esperamos!
23 de abril a las 19:30h
En el salón de actos del Centro Cultural Aguirre
 
http://clublecturacuenca.blogspot.com.es/2014/03/encuentro-con-la-autora-ana-belen.html
 

lunes, marzo 10, 2014

Actividades en la Biblioteca Municipal de la Fuente del Oro

En la biblioteca Fuente del Oro seguimos con nuestra hora del cuento todos los jueves y los viernes con manualidades así  hacemos desde un archivador con cartulina a un perro de toalla. Más recientemente nos estamos atreviendo con el "screapbooking", técnica que tiene mucho éxito en Estados Unidos, y que nosotras estamos empezando a utilizar en nuestras manualidades de la mano de nuestras voluntarias, Nieves y Mª José. (El scrapbooking es la técnica que incluye  multitud de procesos creativos como el recorte, pegado o collage para crear una composición de memorias y recuerdos mediante tus fotografías, cartas, poemas, invitaciones ...)
 
Estas fotografías corresponden al los cuentacuentos: "Chivos chivones" y "La liebre y la tortuga"


 








Y estas otras a las manualidades: tarjeta de S. Valentín, el buho, el perro, los archivadores o las tarjetas para el día del padre.










jueves, marzo 06, 2014

A Leopoldo María Panero


Hace unas horas nos enterábamos del fallecimiento del gran poeta Leopoldo María Panero. Queremos recordarle a través de las palabas del escritor leonés Manuel Cuenya, que le dedicó una entrada en su blog y en un artículo en "El diario de León", y que nos cede generosamente:
http://cuenya.blogspot.com.es/2011/05/a-leopoldo-maria-panero.html http://www.diariodeleon.es/noticias/filandon/leopoldo-maria-panero-poeta-maldito_632972.html



"Nunca hubiera imaginado ver a Leopoldo María Panero en vivo y en directo... pero la ocasión, tal vez impregnada de suerte, se impuso, y al final he cumplido mi deseo. El pasado viernes, en León (ciudad de poesía y "capital de la literatura), con motivo de la Feria del libro, vi a ese poeta maldito, que algún día me dejara impresionado con su poesía bestial y demoníaca. Aún hoy me sigue pareciendo una bomba de relojería.
foto: Manuel Cuenya
Una leyenda viva, Leopoldo María Panero, con su botella de coca-cola siempre en la mano, y su urgencia por salir al baño, aunque el "estaribel" esté ya en marcha. "¿Queréis que os recite un poema?" "¿Os recito un poema?", decía una y otra vez, aunque nadie parecía hacerle mucho caso. Una buena oportunidad para que Leopoldo María se desfogue, se desdiga, haga y deshaga a su antojo, mas la "mesa" no da la impresión de estar por la labor. "Espérese su turno", parece decirle un tipo, de cuyo nombre no me acuerdo. En realidad, uno desea que el poeta diga lo que le viene en gana, que se exprese con absoluta libertad, aunque por momentos resulte ininteligible su discurso. En el fondo, Leopoldo María ansía ser escuchado, querido... No en vano, los trastornos, su "desarreglo" ha de ser afectivo. Como casi todos los desequilibrios emocionales. En verdad, uno desea ser amado. A menudo (casi siempre) los hospitales llamados de "salud mental" castran la memoria afectiva, las emociones... Y Leopoldo María Panero ha sufrido mucho. Se nota a leguas. Algo nervioso, tenso por la situación, no para de moverse, levantar los brazos,  adoptar posición de combate (como para defenderse del público), hacer gestos con las manos, empuñar, echarse hacia atrás en la silla, sacar la lengua en un gesto sub-consciente. Pura gestualidad y mímica batalladoras.

Allí estaban también el premio Cervantes, Gamoneda, para recitarnos versos, y en una primera entrega otros muchos, como la mediática Ángeles Caso (a quien confieso no haber leído), Álvaro Pombo (que revolucionó el gallinero con sus sentencias, en ocasiones fuera de tono), Kirmen Uribe (conocido por su novela Bilbao-New York-Bilbao, que tampoco he leído), y como moderador el poeta, narrador y crítico literario Luis Artigue. Pero todo esto daría para otra reseña.

Leopoldo María Panero, dicho sea de corrido, me recuerda al francés Antonin Artaud, aquel surrealista terrible, que acabara recluido en un hospital psiquiátrico, manicomio, diría Panero. Siempre he sentido como una suerte de veneración por los desharrapados, los oprimidos, los marginales, aquellos seres que no se adaptan al sistema convencional, a ese sistema castrador y represivo, estúpido e intransigente que pretende, por todos los medios, meternos en adobo y en vereda. Desconfío, también por sistema, del poder.

El sistema, como tal, siempre aspirará a tener bajo control a la población. El Gran Hermano, ese que nos enseñó Orwell en 1984, nos vigila hasta en nuestros momentos más íntimos. Nos enchufa la cámara en el ojete y de paso nos ausculta con suma precisión. No hay escapatoria posible. Nos tienen fichados, queridos amigos y amigas, y controladines.

El sistema es por definición antropófago, y no soporta que se descarríe ninguna oveja del rebaño. Todos los "mutoncitos, o sea, los borreguines, por la misma senda. Que nadie se salga de la raya, que te fríen, y acabas siendo carne de ambulancia, de frenopático.
A las ovejas negras, en todo caso, se les obsequia pienso terapéutico para que se relajen, o simplemente se les administran sabias dosis de electrochoques. Y si todavía continúan empalagosas, y no dejan de joder a la élite bienpensante y al poder carnívoro, les acaban propinando el latigazo definitivo.
No es conveniente decir verdades que arremetan contra el poder. No sienta nada bien que uno se lance al ruedo, que le entre a ese toro o vaca que es España por el lado que más duele.

Panero, Leopoldo María, que tuvo que sufrir a un papá intransigente y castrador (alcohólico, según él, como cirrótico acabó Michi), y a una mamá inadaptada a la Astorga mantecada, clerical y militroncha (Felicidad Blanc), aun siendo el tipo más inteligente de su familia (¿qué será de su hermano Juan Luis?), desestructurada sin duda, la familia como célula terrorista, al decir de este poeta maldito, acaba de psiquiatrico en psiquiátrico (de Mondragón a Las Palmas de Gran Canaria) por el abuso de sustancias, por tantos excesos, quizá, o porque quedó tocado por su familia, como nos cuenta en ese documento llamado El desencanto, de Chávarri, y luego continúa su sesión psicoterapéutica en Después de tantos años, de Ricardo Franco. Vaya dos documentales. Como para abrirse las venas.

Nos cuenta Panero en su Agujero llamado Nevermor que “escribir en España no es llorar, es beber,/ es beber la rabia del que no se resigna/ a morir en las esquinas, es beber y mal/decir, blasfemar contra España/ contra ese país sin dioses pero con/ estatuas de dioses, es/ beber en la iglesia con música de órgano/ es caerse borracho en los recitales.... caerse húmedo, babeante y tonto y / derrumbarse como un árbol ante los farolillos/ de esta verbena cultural”.

Escribir en España es como no escribir, porque a nadie le interesa lo que uno pueda contar, decir, sugerir, salvo que uno sea un farandulero o un enchufado. Entonces juntar letras puede convertirse en un gran negocio, y una forma rápida de alcanzar los tronos de esta verbena incultural. Se escriben tantas pendejadas que al final la escritura pierde su importancia primigenia. Cualquiera es capaz de escribir gilipolleces de cara a entretener a un público cada día más entontecido a resultas de las catástrofes que provoca, entre otros, el medio televisivo y aun otras prensas rosa. Escribir en España es como hablar al pedo. La palabra ha dejado de ser importante. Lo único que importa es salir en la tele a cotorrear en medio de esta podredumbre.
Hace algún tiempo coincidí, en Túnez, con un vasco, físico y aventurero, que conoció a este poeta, con aspecto de presidiario (no en balde la reclusión en un frenopático debe asemejarse mucho al encierro en una cárcel), cuando estaba en el manicomio de Mondragón. Por cierto, ¿que será de Mamel Ezquerra?
De gran interés es el ensayo, El contorno del abismo, que le dedica Benito Fernández al poeta de origen maragato, Leopoldo María Panero".

lunes, febrero 10, 2014

Fallo II Concurso de Cartas de Amor de la Biblioteca

El jurado del II Concurso de Cartas de Amor ha elegido al ganador.
La carta, titulada "Amor televidente" venía firmada por el seudónimo "Meteoro".
Su autor, Miguel Ángel Gayo, la ha enviado desde Sevilla.

Si pincháis sobre las imágnes, podréis descargaros lacarta y el acta del fallo del jurado, compuesto por dos de nuestros mejores escritores y poetas que además son muy conocidos porque colaboran con frecuencia en la prensa local:
José Ángel García, periodista, escritor y director de la RACAL y Francisco Mora, novelista, poeta y dramaturgo.
Carta ganadora: "Amor televidente"
http://educacionycultura.cuenca.es/desktopmodules/tablaIP/fileDownload.aspx?id=853286_8932udf_Fallo+del+IIConcurso+de+Cartas.doc&udr=853255&cn=archivo&ra=/Portals/Ayuntamiento
Acta fallo jurado