Recomendaciones infantiles

    Vamos a empezar con un libro dirigido a niños de 3 a 5 años: Comenoches de Ana Juan.


Trata un tema bastante habitual en literatura infantil, el del paso de la noche al día, algo que fascina a los pequeños y que en este libro encuentra la siguiente explicación: un personaje, una especie de duendecillo en pijama, llamado Comenoches se encarga de ir acabando con la noche hasta que llega el día, y entonces se retira. Pero, ofendido por un comentario de la luna, decide dejar de hacerlo.

Al principo fue bien, porque la gente se despertaba y descubría cosas que no había sospechado antes: como flores cuyos pétalos solo se abren de noche. Pero claro, después de un tiempo sin sol, empezaron a acusar las consecuencias: el frío, la palidez, las plantas se marchitaban... ¿cómo se solucionará este problema?

Ana Juan ha escrito libros infantiles pero previamente ya tenía una sólida carrera como ilustradora

Considerado el libro más emblemático de Ana Juan que es ilustradora y escritora valenciana, licenciada en Bellas Artes. Empezó su trayectoria profesional a mediados de los ochenta y es autora de una obra amplísima y variada: desde las ilustraciones para El País, hasta las portadas de las novelas de Isabel Allende o las del The New Yorker. Entre otros muchos reconocimientos, en 2010, el Ministerio de Cultura le concedió el Premio Nacional de Ilustración. Desde 2002 se ha dedicado sobre todo a la ilustración para libros infantiles.

Su estilo es muy personal, con una gran potencia visual, sus ilustraciones tienen una belleza atemporal, que van de lo fantástico hasta lo naif. En este caso también es autora, de este texto tan imaginativo que tiene mucho de poético y también tiene mucho humor.

Se agotó en su momento, den 2005, la primera vez que se editó, y este año la editorial Destino ha tenido la buena idea de reeditarlo en su colección Baobab.

Nuestra segunda recomendación, para niños de a partir de 6 años:

El día que se comieron a Luis, de John Fardell. Editado por Juventud.

Es un cuento acumulativo de los que gustan mucho a los niños de esa edad, que están empezando a leer y les divierte esta idea de la repetición a base de ir recordando a un primer objeto o personaje que sigue al anterior, y al anterior...

En este caso, además, con los nombres inventados de los monstruos que aparecen relativos a su condición de comilones o zampones, haciendo juegos de palabras: al Zampón volador le sigue un Panzón de mar, y a éste un Tragón Pinchudo... y a todos ellos los persigue Sara con su bicicleta, por tierra, mar y aire, como vemos en las ilustraciones que acompañan el texto con mucha atención al detalle.

Entronca con esa otra tradición literaria de los niños o animales que desaparecen engullidos y son rescatados: el lobo y los siete cabritillos, el gato tragón, Pinocho que también sale del vientre de una ballena.

El texto y las ilustraciones se complementan en este tono ingenioso y con el humor, con estos monstruos que parecen salidos de la prehistoria pero que son originales y absolutamente geniales. ambos, texto e ilustraciones de John Fardell, un autor inglés colaborador habitual del cómic para adultos, para revistas y que hasta la fecha, ha producido tres novelas de aventuras para niños y tres albumes.

Y por último, para niños de más de 9 años:

La increible historia de... El Slime gigante. de David Walliams, editado por Montena.

David Walliams nació en Londres en 1971 y combina su faceta de actor con la de escritor de historias para jóvenes. Es conocido por su faceta como juez del programa Britain’s Got Talent y en un programa inglés de comedia, Little Britain, a base de sketches, en los que de forma mordaz e irónica, mostraban distintos aspectos sobre la vida en Gran Bretaña.

A partir del año 2005 empezó a interesarse en la literatura y, dada su experiencia como guionista,

la mayor parte de sus obras se han convertido en éxitos de ventas (actualmente supera los 29 millones de copias vendidas y sus historias se han traducido a más de 50 idiomas). Entre ellos es conocida la saga de libros ‘La increíble historia de…’, entre los que se encuentran ‘La increíble historia de… El papá bandido’, ‘La increíble historia de… Un amigo excepcional’, ‘La increíble historia de… Mi tía terrible’, ‘La increíble historia de… El gigante alucinante’, ‘La increíble historia de… El chico del millón’ y otras publicaciones como ‘El gran libro de los niños malos’.

Hace años que la prensa británica habla de David Walliams como el nuevo Roald Dahl, un digno sucesor que no oculta su admiración e influencia por uno de los grandes autores de literatura infantil de todos los tiempos, de libros mundialmente conocidos como Charlie y la fábrica de chocolate, Las brujas, o Matilda.

La increíble historia de… el slime gigante es su nuevo libro, publicado en 2020.

La protagonista de esta obra es la gelatina elástica al estilo «blandiblú» que se ha convertido en un fenómeno mundial. Cualquier niño ha oído hablar de él y sabe cómo prepararlo en casa.

Los protagonistas viven en la isla de la Boñiga, un lugar en el que los niños se aburren muchísimo hasta que Ned fabrica un Slime, una criatura capaz de convertirse en lo que quiera.

Es un humor surrealista, con tendencia a lo escatológico y un fondo de crítica social cargada de mordacidad, en estos adultos que al igual que en las novelas de Roald Dhal, son estirados e insensibles.

Es un mundo muy peculiar, en la que todo está muy exajerado al servicio de un estilo muy personal, desde los nombres de los personajes, los lugares, las tiendas, que tienen un significado, al uso continuo de exclamaiones, ruidos y sonidos, y elementos gráficos, como mapas, listados... que van completando lo que se cuenta en la historia.

Pero bajo esta aparente locura hay una historia de un niño que se venga de las injusticias y que, con ayuda de un elemento fantástico, por muy absurdo que parezca, consigue sobreponerse a la parte más dura de la realidad y vencer a los abusones y al aburrimiento, mientras que a la vez hace las paces con quienes parecía llevarse mal, a través de una aventura trepidante y sin pausa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario