Nuestra recomendación de hoy: Rialto 11, de Belén Rubiano

Belén Rubiano
Rialto 11: Naugragios y pecios de una librería.
Libros del Asteroide, 2019. 3ª edición
(Préstamo de adultos Biblioteca Municipal de Cuenca)

Rialto 11 Es la dirección de una librería que estuvo abierta en Sevilla desde 1997 hasta 2002. Su dueña, Belén Rubiano, nos cuenta la historia de la misma, a través de una serie de anécdotas y reflexiones ordenadas en breves capítulos.

En la primera parte del libro, la autora nos cuenta su experiencia trabajando en otra librería más grande, en realidad una cadena de librerías, no nos dice el nombre, solo que pertenece a “una señora de Burgos”.  La experiencia le resulta dura por un lado, por los horarios excesivos, la carga de trabajo (desde descargar cajas a ir corriendo a otra sucursal a por un libro), pero por otro lado es un trabajo que disfruta muchísimo porque está haciendo lo que realmente le gusta, es una persona con una vocación muy firme... que empezó a leer desde muy pequeña y que lo que mejor sabe hacer es leer, y recomendar libros.

La autora aprende en seguida de que, aunque es reacia a los best-sellers, los necesita para sostener a otros libros más minoritarios.

Por otra parte, algo que también sabemos en las bibliotecas: que hay que proporcionar libros de “consumo fácil” para pasar a recomendar otros que a los lectores les dan respeto, como los clásicos. De hecho, se guarda como un trofeo una experiencia con otra clienta, que siempre compra novelitas rosas y en una ocasión le convence de que compre “Orgullo y prejuicio”, y la clienta vuelve encantada. Consigue superar este prejuicio de las novelas clásicas como algo inalcanzable para un lector medio.

En la segunda parte Rubiano nos cuenta su experiencia al frente de su propia librería. Escoge varias de sus experiencias y acaba construyendo una imagen muy completa de lo que fueron esos años: desde la negociación para alquilar el local y los trámites, a cómo se negocian con las editoriales los porcentajes de los beneficios...

Encontramos clientes de todo tipo: los que se aprovechan de ella, no recogen los encargos, los que solo se pasean hasta los habituales, los que se acaban convirtiendo en amigos, confidentes, los que comparten recomendaciones de libros... acaba siendo un lugar de encuentro.

También pasan por la librería autores locales que se autoeditan y quieren vender sus libros allí, y otros autores con los que llegó a tener una buena amistad, como Enrique Vila-Matas...

Aunque las anécdotas no están unidas entre sí, hay una sucesión cronológica: de cómo intenta darse a conocer (en una época en la que no había redes sociales) y se le ocurre poner una pizarra con una frase, hasta que empieza a ser conocida y la invitan a programas de radio, a escribir en alguna revista, siempre recomendando, no haciendo crítica, y formando parte del circuito literario sevillano.

La historia de la librería pasa por todo tipo de experiencias: disgustos, alegrías y muchos momentos divertidos, surrealistas, y muchas reflexiones propias de alguien que observa mucho, que trata con mucha gente y que además ha reposado la experiencia y la puede contar desde cierta distancia.

Pero el tono no es de lamento, victimista, sino de crítica (y autocrítica) constructiva y con humor. 
Es un negocio muy difícil, económicamente muy poco rentable, pero no lo cuenta desde la amargura ni busca culpables.

Incluso hace autocrítica sobre lo que podía haber hecho mejor (por ejemplo tenía demasiado fondo)-
Aprendemos mucho sobre distribución, la selección de fondos, las devoluciones, el márgen de beneficios,  dar entrada y salida a muchísimos libros, y los problemas con el local, como fue su caso.

Consigue que sintamos empatía por tus experiencias, que nos riamos con todas las anécdotas, y desde luego compartir su amor por los libros, sin edulcorarlo ni destilar amargura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario