jueves, agosto 31, 2006

Naguib Mahfuz... y el Nilo se quedó helado.

"Nunca podré entender porqué algunos aman tanto la violencia". Ha muerto el mayor cronista del Egipto contemporáneo, el primer Premio Nóbel de Literatura en lengua árabe. Nacido el 11 de diciembre de 1911, falleció el miércoles 30 de agosto tras sufrir de una úlcera sangrante. Mahfuz, escribió de la muerte y del terror que le producía; decía que si los muertos pudiesen contar esos instantes, los vivos jamás estarían tranquilos. Mahfuz ha retratado mejor que nadie la evolución de la sociedad egipcia, los conflictos del individuo en el seno de ésta o los asuntos políticos y sociales del país, siempre con cuestiones filosóficas e ideológicas como trasfondo. Su salud se vio fuertemente deteriorada luego de que en 1994 fue apuñalado en el cuello por un fundamentalista islámico, molesto por la forma en que describió a Dios en una de sus novelas. Dicen que este joven fundamentalista nunca había leído a Mahfuz. Aunque sobrevivió, el atentado afectó los nervios de su mano derecha, limitando seriamente su capacidad de escribir. Aun así, se mantuvo activo y unas seis noches a la semana se reunía con sus amigos del círculo literario de El Cairo. Mahfuz, pese a sufir el atentado pensaba que “el islam y la democracia son compatibles y yo diría que mucho. Egipto optó por la vía de la sociedad civil —condición previa indispensable para una democracia— ya en la primera mitad del siglo XIX, con el virrey Mohammed Alí”.
Su obra maestra es La trilogía de El Cairo. Las novelas Camino al palacio, El palacio del deseo y Calle de azúcar, que aparecieron en la década de los 50, detallan las aventuras de una familia de comerciantes musulmanes muy similar a la de Mahfouz. Pero fue su novela de 1959, Hijos de nuestro barrio, la que le trajo más problemas. Era una alegoría de una serie de profetas que, según el islam, incluyen a Jesucristo y a Moisés, y culminan en el profeta Mahoma. La novela apareció como folletín en un periódico egipcio en 1959. La obra fue calificada de “blasfema” y causó tal escándalo que las autoridades religiosas egipcias prohibieron que fuera publicada como libro. La novela tuvo que ser publicada en Beirut, Líbano. La controversia resucitó cuando el ayatolah Jomeini de Irán emitió una fatwa, o veredicto religioso ordenando el asesinato del escritor británico Salman Rushdie por su novela de 1989 Los versos satánicos. En una fatwa que imitó a la de Jomeini, emitida ese mismo año, el jeque egipcio Omar Abdel Rahman, dijo que Mahfouz merecía ser asesinado por Hijos de nuestro barrio. Cinco años más tarde, e inspirado por esa fatwa, se produjo su intento de asesinato.
Otra de sus obras, El callejón de los milagros (1947), fue llevada al cine en 1995 por el director mexicano Jorge Fons, y recibió un “Goya” a la mejor película de habla hispana en 1996.
Gran admirador de Lorca y Cervantes gran parte de su obra se ha traducido al castellano. En la B.P.M. de Cuenca tenemos a disposición de los lectores su polémica e inigualable Hijos de nuestro barrio, y Tras la celosía.
MÁS INFORMACIÓN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario