jueves, junio 29, 2006

Asun Balzola, la niña que quiso ser pirata.


“Guillermo era un ratoncito de biblioteca a quien todos llamaban Shakespeare porque le gustaba mucho leer”. Con esta concisa, pero bella y significativa frase, Asun Balzola sintetiza toda su inmensa aportación a la literatura infantil, la lectura y las bibliotecas.
La ilustradora y escritora bilbaína Asun Balzola, presidenta de honor, junto con el humorista gráfico Forges, de la Asociación Profesional de Ilustradores de Madrid, falleció el pasado 22 de junio en esta ciudad. Fecha triste para la literatura infantil ya que pierde una de las autoras más importantes de los últimos 40 años. Quiso ser pirata, pero un grave accidente de tráfico le postró en una silla de ruedas; “Desde la silla de ruedas la vida se ve algo distinta. Es una mirada detenida en un punto, porque la mirada se mueve menos que las piernas”, confesó en 2002 en su libro Desde mis ruedas. Le quedó, pues, la imaginación, y nos la ha legado a través de las miles de páginas de su extensa y reconocida obra. Aunque la mayor parte de su producción bibliográfica se dirige a niños y jóvenes, en 1998 realizó Txoriburu, su primer libro para adultos, y también fue autora del diseño gráfico de libros, carteles, folletos, calendarios y tarjetas. Sobre su trabajo la creadora bilbaína manifestó en más de una ocasión: “Considero que el texto va por un lado y las ilustraciones por otro, que tienen vida propia, pero como no mucha gente opina como yo, al final lo que hago es escribir y dibujar mis textos, con lo que doblo mi expresión, la una es visual y la otra literaria, las dos forman parte de mí y a veces divergen y otras coinciden.”
Su excelente aportación a las artes plásticas se vio recompensada con reconocimientos tan importantes como los premios Golden Apple de Bratislava, Premio Nacional de Ilustración; Premio de la Generalitat de Catalunya, Premio Euskadi y premio Apel•les Mestres, entre otros. En 1998 la Asociación Profesional de Ilustradores de Catalunya, le otorgó el premio L’Il-lustrad’Or como galardón a toda su trayectoria profesional. Entre su bibliografía más representativa encontramos Cancionero intantil universal que obtuvo el premio Lazarillo en 1965; Historia de un erizo, Premio Nacional de Ilustración; y la colección de Munia que obtuvo varios premios. La obra Munia y la luna (1982), fue seleccionada en el VI Simposio sobre literatura Infantil y lectura, organizado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en junio de 2000, como una de las cien obras de la Literatura Infantil española del siglo XX.
En la Biblioteca Pública Municipal de Cuenca tenemos a disposición de los usuarios obras tan emblemáticas suyas como Barbi es Bárbara, Gillermo, ratón de biblioteca o Día y noche, para que podais disfrutar del genio creador y mágico de Balzola, quien seguirá presente entre nosotros.
MÁS INFORMACIÓN:
  • Entrevista para el suplemento EVASIÓN.
  • Entrevista para EUSKONEWS.
  • Artículos en CLIJ (Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil).

No hay comentarios:

Publicar un comentario